Nunca temas a ningún contrario, por grande que sea. Nunca desprecies a ningún contrario, por pequeño que sea



viernes, 23 de abril de 2010

Maestro Angel Martinez

EL PERSONAJE DE LA SEMANA / Ángel Martínez

Aikido, el deporte disfrazado de arte

Nacido en Japón, ya causa furor a orillas del Bernesga

Ángel Martínez (derecha), maneja el bastón en un entrenamiento con uno de sus alumnos. m. marcos

César F. Buitrón León
El aikido es un deporte que nació en Japón y que como todas las artes marciales originarias del país del sol naciente, rivalizan a la hora de despertar calificativos entre los deportivo y lo artístico. Por sus peculiares condiciones (no hay competiciones y se basa en aprovechar la energía del rival para derribarlo) el aikido tiene más de arte. Desconocido para el gran público, el aikido empieza a causar furor en León. Hay varios gimnasios que lo ofertan y profesores de primer nivel. Uno de ellos, uno de los pioneros en España del aikido es Ángel Martínez, un médico leonés de 40 años que hace 20 cambió el karate por el aikido [”durante mis años de estudiante en Oviedo”, recuerda] y desde entonces ha ido creciendo hasta llegar a ser cinturón negro cuarto Dan y el encargado de iniciar en este deporte a centenares de personas en el Kárate Club, uno de los santuarios de las artes marciales en León.
Sus 20 años siguiendo al maestro Tamura, uno de los grandes impulsores del aikido en Europa le han enganchado a un deporte que Ángel Martínez define como un “arte que combina en el que se maneja el bastón y el sable de madera y que se basa en el control del adversario y en la proyección del atacante”.
En muchos lugares el aikido es parte de la preparación de los cuerpos policiales. En León todavía no lo han asumido como parte de su entrenamiento “pero sí tengo muchos alumnos que son policías”, explica Ángel Martínez que ve en el aikido muchas ventajas para quienes se acercan a practicarlo “tanto porque sirve para estar en forma, como por la faceta de defensa personal”.
Ángel Martínez dedica cada día una hora y media a su deporte “y cada dos meses vamos a Marsella, donde está el maestro Tamura, a hacer cursos intensivos”. Una dedicación suficiente a un arte marcial de la que Ángel Martínez destaca el amplio espectro de edades que pueden practicarlo. “Lo pueden hacer desde los niños, aunque es mejor empezar hacia los 15 años, hasta los mayores porque se puede practicar mientras el cuerpo de cada uno lo permita”.
Lo que más anima a Ángel Martínez a seguir adelante e ir a por el quinto Dan es que “el aikido está en expansión. En España hay unos 3.000 practicantes, aún muy lejos de Francia, donde son más de 30.000. Nos van conociendo por el boca a boca y eso me anima a seguir trabajando cada día”, remata el deportista leonés.


fuente: crónica de León

No hay comentarios:

Publicar un comentario